martes, 28 de abril de 2015

Síndrome de Charles Bonnet: ¿mandé?

Charles Bonnet
La imagen es de aquí.
Desconocido, al menos, para mi. Os cuento cómo lo descubrí.
Un lunes me llamaron de una de las residencias que atiendo para contarme que durante el fin de semana habían consultado con el 112 el caso de un paciente. Se trataba de un residente de 91 años, cognitivamente perfecto, autónomo para todas la actividades de la vida diaría que había comenzado a tener alucinaciones visuales. Se trataba de que veía formas distorsionadas, pero también cosas más elaboradas con caras, cataratas o "barba a la enfermera". Él era perfectamente consciente de que era irreal y tampoco es que estuviese muy angustiado. No había otra sintomatología asociada. El médico coordinador les había dicho que no le parecía una emergencia como para enviar al médico ni trasladarlo y que era posible que se tratara del síndrome de Charles Bonnet, por lo que debía ser valorado por un neurólogo. Me llamaban porque el paciente seguía igual y la familia estaba preocupada pensando que podía tratarse de algún problema cerebral como una hemorragia. Revisé la historia del paciente y las medicaciones que tomaba y a bote pronto no veía ningún desencadenante. Bueno, a mi todo esto me sonaba ¡a chino!, así que decidí trasladarle a la urgencia. Allí le exploraron, le hicieron varias pruebas y fue valorado por oftalmología sin que encontraran un motivo para el problema. Cuando estaban a punto de darle el alta comenzó nuevamente con las alucinaciones por lo que, finalmente, le ingresaron.
A todo esto, intrigada, por el diagnóstico que había dado el médico de emergencias decidí buscarlo y, como no me acordaba del nombre, puse en Google "alucinaciones síndrome" y allí estaba: el síndrome de Charles Bonnet. Lo primero que aparecía era un artículo en un número de SEMERGEN del 2011 que repasaba este tema:


El síndrome de Charles Bonnet (SCB) fue descrito por el naturista y filósofo del mismo nombre en 1760. Se caracteriza por la aparición de alucinaciones visuales complejas, elaboradas y persistentes en pacientes ancianos sanos, sin deterioro cognitivo, que presentan un déficit visual significativo de cualquier origen.

Esto es lo que dice UpToDate sobre le evolución y el pronóstico:

Las alucinaciones a menudo se resuelven si el déficit de visión subyacente corrige, al igual que con la extracción de las cataratas. Las alucinaciones también pueden remitir en algunos pacientes con pérdida de la visión. Esto parece ocurrir con más frecuencia en los pacientes con lesión aguda cerebral (accidente cerebrovascular, cirugía), en quien alucinaciones menudo duran solamente algunos días a unas pocas semanas. Sin embargo, estos pacientes, así como aquellos con enfermedad ocular crónica, pueden experimentar alucinaciones persistentes durante varios años.

Respecto al tratamiento, no parece que haya nada que sea para echar cohetes. Pongo lo que dicen en SEMERGEN que es muy parecido a lo que recomiendan en UpToDate:

En general, los tratamientos farmacológicos son bastante ineficaces. Podemos contar con experiencias poco contrastadas de tratamientos con antipsicóticos atípicos o clásicos, y antiepilépticos como carbamacepina y valproato, sin una clara evidencia de efectividad ni de superioridad de un grupo farmacológico sobre otro. Se recomienda no tratar al enfermo si las visiones son placenteras o no incapacitantes. Las intervenciones no farmacológicas parecen ser de mayor utilidad. Se debe tranquilizar al paciente y explicar la naturaleza benigna de sus síntomas y su falta de asociación con un trastorno mental. También se debe incrementar la luminosidad de las estancias donde aparecen las alucinaciones, corregir la agudeza visual en la medida de lo posible y evitar el aislamiento social.

 El neurólogo del hospital rapidamente pensó que podría tratarse de un Charles Bonnet. Le realizaron una RMN que resultó negativa y le han dado de alta con 25mg de quetiapina. El paciente no tiene alucinaciones, pero parece que antes de iniciar el tratamiento farmacológico ya llevaba un par de días sin ellas. Bueno, iremos viendo...

Conocido desde 1760 y yo ¡me entero ahora! Por cierto, ¡qué listo el médico coordinador!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada