martes, 29 de noviembre de 2016

Otra vez, la gota

El dibujo es de aquí
En junio de este año hicimos una entrada sobre este mismo tema. Lo que ahora os traemos es una guía publicada por el colegio de médicos de americano: Management of Acute and Recurrent Gout: A Clinical Practice Guideline From the American College of Physician. 
Según explican la metodología utilizada para hacer la guía es de confianza y estas son las 4 principales recomendaciones.

Recomendación 1:
La ACP recomienda a los médicos elegir corticosteroides, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o colchicina para tratar a los pacientes con gota aguda. (Grado: recomendación fuerte, evidencia de alta calidad)

Recomendación 2:
La ACP recomienda que los médicos usen dosis bajas de colchicina cuando usan colchicina para tratar la gota aguda. (Grado: recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada)

Recomendación 3:
La ACP recomienda no iniciar la terapia de reducción de urato a largo plazo en la mayoría de los pacientes después de un primer ataque de gota o en pacientes con ataques infrecuentes. (Grado: recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada)

Recomendación 4:
La ACP recomienda a los médicos discutir los beneficios, los daños, los costos y las preferencias individuales con los pacientes antes de iniciar la terapia de reducción de urato, incluida la profilaxis concomitante, en pacientes con ataques recurrentes de gota. (Grado: recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada)

viernes, 25 de noviembre de 2016

Pensando en ti...

Lleva este texto unos meses, ahí guardado en el caos de mi ordenador...Dudando entre ofreceróslo o no, porque, claro, habla de mí y de los míos...Pero bueno, ya en una ocasión similar compartí algo parecido con vosotros y no encuentro motivos para no hacerlo ahora; después de todo, este es un lugar para compartir ciencia  (¡con humildad!) y emociones y además, quienes me conocen, saben que soy una nostálgica sin remedio...¡Buen fin de semana!

Pensando en ti

Escribo ahora que todavía no te has ido porque luego, cuando ya no estés, la tristeza se me enroscará en la garganta y la niebla en la mirada. Pero no: lo cierto es que ya te has ido. Recorro con la mirada tu habitación vacía; llena aún con tus cosas, con tu ropa, tus libros, tus fotos, pero vacía de ti y plena de tu ausencia porque, en el fondo, ya te has ido. Lo hiciste hace mucho, cuando tus sueños y el deseo de volar se hicieron hueco en ti con la frescura y la fortaleza de tus jóvenes alas. Yo tenía más o menos tu edad cuando me fui de la casa paterna y vine a esta…Esta desvencijada casa, desordenada, llena de cosas y, sobre todo, de recuerdos.
Creo que las personas deberían habitar a lo largo de su vida en, al menos, tres casas diferentes. La primera sería la casa en la que se nace; allí donde aprendes a hablar, donde se crea ese código de lenguaje especial entre los padres y la nidada. Allí donde se establecen las normas peculiares de cada estirpe, las mismas que luego irás rompiendo para moldear otras nuevas. Allí es donde se crean en gran medida las estructuras sociales, donde se delinean los caminos que más tarde recorrerás, eligiendo los atajos, desestimando algunas veredas y construyendo en definitiva el hermoso paisaje de nuestra propia vida…Almacenando códigos, ideas, propias y ajenas, que luego tirarás por la borda, haciendo propio el camino e incierto y desconocido el destino. Que no te lastre, guapo, lo que te hayamos dicho o no dicho en esta tu primera casa: que solo sea un dato más a tener en cuenta en su justa medida, nada más.
La segunda casa sería la que uno construye en su juventud; la que se disfruta en cada pequeña innovación, aquella que supone un proyecto. Se poblará de otras caras, de otras voces, de otros discursos que se escribirán con el paso de los años. Será la casa que contemplará el paso de la juventud a la madurez; se irá construyendo con las miradas, las voces, las risas y las lágrimas. La amarás por encima de ninguna otra, porque es la vida en su puro sentido. Será a la par tu refugio, tu esperanza y tu dolor; allí donde uno entra y se siente cómodo en medio del desorden de un mundo que a veces no entendemos. Será tu casa y tu gente. Tu nido.
Y de pronto, la vida te lleva y te das cuenta de que la parte, tal vez, más brillante de tu historia ya es pasado. Volverás a ver una y mil veces los rostros de aquellos a quienes más amas, pero nada es ya igual. Nunca nada es lo mismo. Y aunque amas estas cuatro paredes más que a ninguna otra, duelen demasiado. Deberías cambiar de casa.
La tercera casa sería la del sosiego, esa palabra que a mí me gusta tanto porque tanto me cuesta encontrarlo. Debería ser un espacio diáfano, desprovisto de enseres y con los justos recuerdos. Un espacio con mucha luz y pocos muebles; un viejo sillón y un puñado de libros y música, poco más. Y silencio.  Silencio para escucharte, para hablar con uno mismo, para perdonarte los errores y estimar, si acaso, algún acierto. Una casa para aceptar que el tiempo es buen aliado y que hacerse mayor no es, a fin de cuentas, tan malo; si acaso es descubrir un paisaje entre la niebla, nostálgico, tierno, y de bordes mal delimitados. Y soñar. Siempre soñar; colgarte del vuelo de una mariposa o del brillo de la estrella pequeñita que alumbra tu cielo y que forma junto a otras estrellas constelaciones en la inmensidad del universo.
No estoy triste porque te hayas ido, lo estoy porque me cuesta despedirme de esta mi casa y mi tiempo, y porque es difícil simplificar la vida, mucho más que transitarla.
 Estoy contenta y orgullosa contemplando tu vuelo. Solo un consejo: sé firme y resistente como un árbol hermoso, flexible como un junco y tierno como la mirada inocente de un niño; pero si tienes que elegir entre estas cualidades, elige la ternura porque nada es más firme y más flexible que el amor entendido como un compromiso hacia ti y hacia los que te rodean.
Vuela, sé feliz. Me atrevería a decir, moderadamente feliz, porque la felicidad inmensa y permanente a lo largo de la vida es un logro imposible; no así la moderada que nace de la capacidad de valorar y disfrutar de las cosas pequeñitas que te brinda el día a día.
Aquí estoy, pensando en ti…



Siempre que la escucho, veo tu cara...


martes, 22 de noviembre de 2016

Blog de lengua (Alberto Bustos)


http://blog.lengua-e.com/
Este blog lo he encontrado buscando soluciones para algunas de las muchísimas dudas que me surgen al escribir tanto entradas para este blog como en otras ocasiones. La verdad es que me lo he pasado muy bien paseando por él: es muy ameno y muy didáctico, así que aquí os lo dejo...Y con cierta aprensión porque seguro que en este párrafo tan cortito que he escrito, se me habrá colado alguna errata: ¡es que escribir, y hablar, bien no es nada fácil!

martes, 15 de noviembre de 2016

Posicionamiento desde la bioética sobre la duda vacunal

Por el título ya habréis adivinado que hoy toca "cultura general. El tema de las vacunas está en el debate público y sobrevuela en ocasiones la tentación de hacer la vacunación "obligatoria". Sobre esto trata el documento elaborado por el Grupo de Trabajo en Bioética de la semFYC. En esta entrada de NOgracias lo podéis leer entero. Así empieza:

A pesar de que ninguna sociedad profesional u organismo oficial apoya la vacunación obligatoria, tras casos desafortunados de niños con daños debido a enfermedades prevenibles, tanto los medios de comunicación como la opinión pública vuelve a exigirla, muchas veces con ataques virulentos a las familias que sufren la pérdida.
El documento nace por la percepción dentro del GDT de Bioética de la semFYC de que:
(1) es necesario profundizar en la argumentación ética que existe tras las recomendaciones de no vacunar de manera coercitiva;
(2) hay que mejorar cómo se hacen los debates públicos sobre controversias científicas.
(3) solo desde la reflexión ética será posible proponer a sanitarios e instituciones profesionales algunas pautas para actuar ante el preocupante incremento de la duda vacunal.

martes, 8 de noviembre de 2016

La erupción dentaria NO parece culpable...

El dibujo es de aquí
Así comienza la entrada del blog Pediatría Basada en Pruebas:
La erupción dentaria primaria es un proceso fisiológico en los primeros meses del desarrollo del niño; sin embargo, el impacto que a veces produce es importante. Se le atribuyen muchos síntomas, no solo por parte de los padres, sino también por los profesionales sanitarios, desde un simple babeo o irritabilidad, hasta episodios de fiebre, diarrea, disminución del apetito o del sueño e irritabilidad intensa. Pero no existe evidencia de una relación más allá de su coincidencia con la aparición de síntomas secundarios a procesos patológicos también habituales en los primeros meses de vida del niño.
Todos las hemos oído decir y muchos de nosotros las hemos dicho, incluso como profesionales, para explicar síntomas inespecíficos para los que no encontrábamos una explicación mejor. Nos cuentan en el post que hay un metanálisis sobre el tema publicado este mismo año en Pediatrics. Esta es la conclusión:
Los datos proporcionados por este metanálisis no resuelven el debate debido a la poca evidencia que el estudio nos devuelve al respecto. Parece razonable pensar que no haya asociación entre estos signos y síntomas asociados, aunque sí que se justifique un aumento leve (y no significativo clínicamente) de la temperatura basal. 
Os recomiendo que leáis toda la entrada porque resulta interesante.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Sesiones PAC: Segundas víctimas: ¿qué hay?, ¿qué hacemos?

El 27 de octubre Asun Isasi (médica del PAC de Iztieta) dinamizó nuestra sesión del mes a la que tituló Segundas víctimas: ¿qué hay?, ¿qué hacemos?. Abordó con ella un tema siempre espinoso y del que pocas veces hablamos: los errores en la práctica clínica y la repercusión que tienen en nosotros, los profesionales de la salud. Creo que lo hizo muy bien, fue una sesión participativa, compartimos sensaciones, emociones y tal vez nos sirva de base para hablar en sucesivas ocasiones de estos aspectos: no todo es clínica...
Aquí os dejamos su presentación. Mila esker, Asun! 


martes, 25 de octubre de 2016

Falacias sobre las infecciones de orina



La verdad es que en el caso del aspecto recogido en el punto 7, a mi me da mucha guerra...en los ancianos con demencia cualquier síntoma es atribuible a una ITU y trato con exceso resultados de laboratorio que no están claramente relacionadas con enfermedad.

Os dejo la traducción de de las "8 falacias" que aparecen en el artículo Top Ten Myths Regarding the Diagnosis and Treatment of Urinary Tract Infections que ha realizado Mateu Seguí para la entrada  del blog Quid pro quo:

1,-  La orina del paciente con ITU suele oler mal y ser turbia. 
El color, la turbidez y el olor no pueden ser criterios para diagnosticar una ITU y para prescribir antibióticos. La sensibilidad (13,3%), la especificidad (96,5%), el valor predictivo positivo (40%) y negativo (86,3%) frente al resultado de las  tiras reactivas no avalarían  a estas características de la orina para el tratamiento antibiótico. Por el contrario la claridad y ausencia de olor podría avalar la ausencia de ITU.
El olor y la turbidez de la orina depende habitualmente de la hidratación del paciente y de la concentración de la urea en la orina.

2,- La presencia de bacterias en la orina indicaría que el paciente padece una ITU.
La presencia de bacterias en la baciloscopia directa de la orina o por cultivo de la misma sin síntomas de ITU no es razón suficiente para afirmar que se padece una ITU, habida cuenta de la posibilidad de contaminación de la muestra o de presentar una bacteriuria asintomática.
El diagnóstico de ITU es clínico (siempre que sea posible) no por laboratorio. Este solo serviría para confirmar la sospecha de ITU.

3,- Si se presenta piuria en la orina debe existir una ITU.
El análisis cuantitativo de los leucocitos no es suficiente para hacer el diagnóstico de ITU y prescribir antibióticos.
En pacientes con leucopenia al cantidad de leucocitos en orina es bajo.
En pacientes con oliguria o anuria (diálisis) siempre existe algún grado de piuria
Situaciones como enfermedades de trasmisión sexual, cistitis no infecciosas, presencia de sonda urinaria o EN la insuficiencia renal aguda se puede presentar piuria.
En el caso de piuria y clínica urinaria se debería solicitar un cultivo de orina

4,- La presencia de nitratos en la orina indica ITU.
No se debe utilizar la determinación de nitratos únicamente para diagnosticar una ITU y prescribir antibióticos. Los nitratos tienen un alto valor predictivo de que exista bacteriuria, pero la existencia de ésta no indica necesariamente ITU.
Debe considerarse una ITU si además de los nitratos existe la presencia inequívoca de sintomatología urinaria, sugestiva de ITU.
Por regla general sino existe leucocituria y no existen nitratos en la orina se puede descartar una infección urinaria en la mujer embarazada y en el paciente anciano y urológico, siendo el valor predictivo negativo de alrededor del 88% (IC 95% 84-92%) según alguna fuente.
Sin embargo, en pacientes ancianos institucionalizados si los leucocitos son positivos y los nitritos también, la sensibilidad de presentar bacteriuria es del 48% (IC 95% 41–55%), y la especificidad  93% (IC 95% 90–95%), lo que obliga a correlacionar estos hallazgos con la clínica del paciente.

5,- Cualquier hallazgo de bacteriuria en una muestra de orina tomada de sonda urinaria debe diagnosticarse como ITU.
El 100% de las sondas vesicales en la comunidad están colonizadas a los 15 días de haberse puesto, con entre 2-5 gérmenes. La realidad es que el 98% de los pacientes con sonda vesical crónica tiene bacteriuria y en el 77% es polimicrobiana. En estos pacientes si existe bacteriuria y piuria deben ser tratados únicamente si exiten síntomas o signos de infección, sea fiebre, leucocitosis, dolor suprapúbico, mal estado general, escalofríos... Lógicamente la disuria en estos casos no sería valorable.
El número de colonias del cultivo deben ser confrontado con el contexto clínico del paciente para llegar al diagnóstico de ITU.
Por tanto, la determinación de piuria o de bacteriuria únicamente no es indicación de tratamiento antibiótico. La prescripción de antibióticos en pacientes con sonda urinaria y bacteriuria lo único que produce son resistencias bacterianas, de ahí que no se recomiende profilaxis antibiótica en este tipo de pacientes.  Solo se considerará durante un máximo de 15 días en casos urológicos seleccionados con los que retrasar el inicio de la bacteriuria en estos pacientes.

6,-La presencia de bacteriuria significa que se tendrá una ITU y por tanto se deben prescribir antibióticos.
La presencia de bacteriuria no asegura que se vaya a tener una ITU, por lo que no se debe iniciar tratamiento antibiótico en pacientes asintomáticos. Las ITU sintomáticas son mucho menos frecuentes que las bacteriurias asintomáticas. Las bacteriurias asintomáticas no están asociadas con infecciones a largo plazo del tipo pielonefritis, sepsis, insuficiencia renal o hipertensión, como se cree.
Por regla general la presencia de bacteriuria en pacientes ancianos institucionalizados sin sondaje uretral varía entre el 25-50% en mujeres y un 15-49% en  varones y se incrementa con la edad. Presentar bacteriuria y piuria es una característica bastante frecuente en paciente ancianos.
La utilización inapropiada de antibióticos aumenta las resistencias bacterianas y los efectos secundarios en estos tipos de enfermos.
En general la presencia de piuria, leucocituria, o nitratos, incluso acompañado de bacteriuria asintomática no es criterio de prescribir tratamiento antibiótico en población general sin otros criterios de alarma. Serían excepciones el embarazo y ciertos pacientes urológicos con intervenciones recientes.
Puede sorprender que exista algún estudio que afirme que en mujeres jóvenes con ITU frecuentes la bacteriuria asintomática podría ser protectora de otras UTI.

7,- La ITU en personas mayores sería responsable de alteraciones mentales y caídas  
Es frecuente pensar que los cambios mentales agudos (confusionales) del paciente anciano son debidos a ITU. Con frecuencia estos pacientes tienen piuria y bacteriuria sin otros síntomas que hagan pensar que padecen una ITU, por ello habida cuenta que son muchas las situaciones que pueden conducir a esta situación (deshidratación, hipoxia, sobremedicación...) la primera opción no sería prescribir antibióticos y se podría demorar este tratamiento 24-48 horas hasta clarificar el verdadero diagnóstico; pues el tratamiento antibiótico nos podría generar una falsa seguridad que impidiera descubrir el verdadero motivo del cambio mental. Por otro lado, los pacientes sondados tienen frecuentemente bacteriuria que no siempre es la causa de su sintomatología mental.
Por ello recomiendan que el diagnóstico de ITU sea por exclusión de otras causas probables.

8- La presencia de hongos o levaduras en la orina de pacientes sondados indica infección por cándidas y debe ser tratado. 
No es raro encontrar cándidas en la orina de pacientes sondados sobre todo en el ámbito hospitalario, que no es más que una colonización asintomática por estos gérmenes.
En más de una ocasión puede ser una contaminación externa a partir de la vagina en mujeres sin sondaje uretral.
Si no existen síntomas claros de infección no es necesario poner tratamiento antimicótico.
El primer tratamiento sería el cambio de sonda urinaria. Si existe sintomatología clínica y los cultivos son repetidamente positivos podría valorarse el tratamiento antimicótico.
Sin embargo, el tratamiento antimicótico en general solo sería necesario en pacientes seleccionados, inmunocomprometidos, que reciben corticoides, receptores de trasplante …