martes, 15 de abril de 2014

Cuando lo que parecen tonterías...son tonterías


El dibujo es de aquí
Me ha dejado tranquila leer esta afirmación No, la luz LED de las pantallas no daña tus ojos porque ya desde hace algún tiempo estábamos recibiendo información confusa sobre este asunto. Y claro, ya lo siento, en estos asuntos siempre hay que buscar quien gana con la confusión y la desinformación.
Por partes. Para los que no lo sepáis la luz LED es la que usan nuestros móviles y tabletas, con la afirmación, no demostrada, de que esta luz dañaba nuestra retina se había comercializado una pantalla protectora llamada Reticare® (no pienso enlazar a su página...) que puedes conseguir por unos pocos euros, 13 si compras 3. Ya hace algunos meses el autor del blog Ocularis tuvo que soportar presiones por publicar unos post divulgando la falta de sustento científico y, por tanto, el fraude. Creo que vale la pena leerlos porque son muy muy clarificadores.
Pues ahora el Departamento de Energía americano ha publicado un informe en el que viene a decir lo mismo. 
Quizás os estéis preguntando qué tiene qué ver este asunto con el PAC. Bueno, pues con el PAC no sabría deciros, aunque seguro que algo habrá, pero desde luego con este blog tiene mucho que ver, porque sentimos indignación ante estas cosas y porque creemos que es nuestra obligación difundir aquellos conocimientos que nos ayuden a practicar una "buena medicina" para que cada día seamos un poco menos chamanes (¿eh, Javi?).

martes, 8 de abril de 2014

El Tupper de las pastillas


Aunque lo intentara, no podría hacerlo mejor...Así que os dejo este enlace a "Viejaszapatillas", que es un blog que sigo desde sus inicios y que me chifla, me sobran los motivos para ello.
 Esta entrada nos toca directamente, de modo que, además de disfrutar de su lectura, nos da para un buen rato de reflexión. Me encantaría haberla escrito yo. ¡Gracias Rafa!

martes, 1 de abril de 2014

Caso clínico: Celulitis orbitaria y periorbitaria (Preseptal)

La imagen es de aqui
Hace unos días vimos en consulta a un pequeño de año y medio al que trajeron por edema en el párpado superior izquierdo. Según nos contaron sus padres el día anterior había comenzado con algo de fiebre y por la mañana amaneció con el párpado inflamado y muy rojo. Había vomitado durante la noche y no había querido desayunar. 
El niño tenía un buen estado general, estaba con fiebre de 38,5 axilar y en la exploración lo único que destacaba era un párpado muy inflamado y eritematoso que impedía la apertura palpebral y por consiguiente la exploración ocular. En el ángulo interno del ojo contralateral se apreciaban escasos restos de secreciones oculares amarillentos.
Con la sospecha de celulitis periorbitaria, trasladamos al paciente a la urgencia de pediatría donde quedó ingresado con la misma sospecha diagnóstica; el niño ha evolucionado bien con el tratamiento antibiótico administrado, todavía no ha sido dado de alta y, por tanto, el diagnóstico final queda por determinar.

Para empezar: no dudamos sobre la necesidad de derivar al chiquitín al hospital.
Para continuar: aunque "acertamos" en el diagnóstico, tengo que señalar que fue el sentido común el que nos movió a enviarlo, si bien yo, por lo menos, empleé el término "celulitis periorbitaria" porque me parecía una celulitis en torno a la órbita pero desconociendo los matices de este diagnóstico...Sin más. Así que ya en casa pensé que era un buen momento para revisar esta entidad.

He consultado (¡cómo no!) los capítulos de UpToDate titulados Orbital cellulitis y Paraseptal cellulitis o Periorbital cellullitis que os resumo:

  • Ambos procesos son más frecuentes en la infancia y se pueden confundir
  • La celulitis orbitaria es un proceso mucho más grave que involucra al tejido orbitario, grasa y musculatura orbitaria, que puede tener consecuencias graves que incluyen la pérdida de visión o compromiso vital
  • Por contra, la celulitis periorbitaria o preseptal es mucho más leve, más superficial, sin implicación de tejido orbitarios y mucho más frecuente
  • Las dos pueden cursar con edema de párpado, eritema y dolor ocular, pero la orbitaria presenta además oftalmoplejia, dolor con los movimientos oculares y proptosis. La fiebre puede estar presente en ambos casos pero es más habitual en la orbitaria
  • Las sinusitis, en especial la etmoidal, puede ser el origen de estos procesos aunque también pueden ser secundarias a otros como los traumatismos, la dacriocistitis, sin olvidarnos de las picaduras de insectos sobretodo en el caso de las periorbitarias
  • Los gérmenes más frecuentes son los estreptococos y los estafilococos
  • Las complicaciones son mucho más frecuentes y mucho más graves en las orbitarias: abscesos subperiósticos, orbitarios, cerebrales, pérdida de visión, trombosis del seno cavernoso
  • Las complicaciones en el caso de las periorbitarias son raras y, del mismo modo, rara vez evolucionan a una celulitis orbitaria
  • Las celulitis periorbitarias leves y garantizando un buen seguimiento se pueden tratar de forma ambulatoria con clindamicina en monoterapia o con trimetoprin sulfametoxazol asociado a amoxicilina o amoxicilina clavulánico
  • Los casos de celulitis orbitaria deben ser remitidos al hospital
  • En caso de duda diagnóstica remitir al hospital
En fin, esto es todo. La próxima vez que haga un diagnóstico de este tipo lo haré con mayor conocimiento, espero...



viernes, 28 de marzo de 2014

Sesiones de los PAC: Petición de pruebas microbiológicas

Nuestra sesión del mes de marzo ha tenido unos ponentes de lujo: Diego Vicente, Txema García-Arenzana y Pedro Idigoras, compañeros del Servicio de Microbiología del Hospital Donostia, nos dieron una sesión muy práctica, y muy amena, sobre la petición de pruebas microbiológicas. Comenzaron contándonos algunos entresijos de su servicio actualmente finalizando un proceso de unificación que englobará a la práctica totalidad de Gipuzkoa. Impresionante el número de muestras que procesan a diario, así como impresionante la buenísima disposición y accesibilidad que nos ofrecen a todos los profesionales.
Todo lo que ayer nos contaron está disponible en la página web de la Comarca Gipuzkoa, incluyen además sus direcciones de correos y teléfonos.
Cristina y yo decidimos hacer un pequeño resumen, tomadlo con cautela que igual hay alguna metedura de pata...
Desde aquí y en nombre de todos/as queremos agradecer a Diego, Txema y Pedro su participación en nuestras sesiones, especialmente su disposición y facilidades para llevarla a cabo en un horario que, probablemente, no sea el más adecuado para su labor habitual: mila esker!

 

martes, 25 de marzo de 2014

Retrasar el uso de antibióticos en las infecciones respiratorias...


La imagen es de aquí

parece ser que en este caso la procastinación  es una buena opción según se desprende de esta revisión sistemática de Cochrane del 2013. Hay que tener claro que se refiere al tratamiento de procesos inespecíficos en los que no hay diagnosticado un origen bacteriano.

¿Qué evaluaron?

...resultados clínicos, incluyendo la duración y la gravedad del dolor,  el malestar general, la fiebre, la tos y la rinorrea en el dolor de garganta, la otitis media aguda, la bronquitis (tos) y el resfriado común. También se evaluaron los resultados del uso de antibióticos, la satisfacción del paciente, la resistencia a los antibióticos y las tasas de reconsulta y el uso de terapias alternativas.


Conclusiones de los autores

La mayoría de los resultados clínicos no muestran ninguna diferencia entre las dos estrategias. El retraso reduce ligeramente la satisfacción del paciente en comparación con la administración inmediata (87% frente al 92%), pero no cuando se compara con ningún tratamiento  (87% versus 83%). En los pacientes con infecciones respiratorias, donde los médicos sienten que es seguro no prescribir antibióticos de inmediato, el no administrar antibiótico con el consejo de volver si los síntomas no se resuelven es probable que resulte en un menor uso de antibióticos, sin afectar a la satisfacción de los pacientes ni empeorar los resultados clínicos.

martes, 18 de marzo de 2014

Ajuste de medicación por insuficiencia renal y seguridad del paciente


La verdad es que yo no había pensado mucho en esto...y que en los PAC no son los pacientes ancianos los que más abundan pero algo que me paso hace unos días me ha hecho recapacitar sobre ello.
La cosa es que hace unos días tras haber tratado a una anciana con un antibiótico de uso relativamente común, levofloxacino (en este caso por sospecha de alergia a penicilina), y al ver que continuaba "floja" aunque los parámetros objetivos mejoraban, me puse en contacto con la internista de referencia y uno de las preguntas que ella me hizo fue ¿le has ajustado el levofloxacino por función renal? y, ¡oh, dios!, no lo había hecho. Al revisar la ficha del medicamento y la función renal de la paciente me di cuenta de que la dosis que había pautado no estaba tan mal pero ¡¡¡era por casualidad!!! No me había acordado de este asunto.
Esto que me paso debe considerarse, en el argot de los programas de seguridad del paciente, un incidente que no estamos seguros si llegó o no a convertirse en un efecto adverso para la paciente.
A partir de ahí, me puse las pilas y os dejo el resultado de mis investigaciones.
Sobre esto de la seguridad del paciente la Junta de Andalucía tiene una página interesante con algunos recursos a los que vale la pena darle una vuelta.
Os dejo también este enlace a un listado sobre medicamentos y los ajustes en insuficiencia renal realizado en AP de Santiago de Compostela, además de que, por supuesto, están en la ficha técnica de cada medicamento disponibles on-line en la página de AEMPS.
Por último, os dejo también el enlace a la Guía Farmacoterapéutica para los Pacientes Geriátricos publicada por el Departamento de Sanidad y Consumo del País Vasco que creo recordar que en su momento ya presentamos y que también os puede ser de utilidad en estos pacientes.
Bueno, ya sabéis cuando veais las barbas del vecino recortar poned las vuestras a remojar...

martes, 11 de marzo de 2014

Guía de tratamiento antibiótico en Pediatría

Hace unos meses os presentamos una guía para la prescripción de antibióticos hecha en el Hospital Universitario de Donostia; ahora estamos de suerte porque han hecho lo mismo y desde el mismo hospital para la atención pediátrica: Guía de tratamiento antibiótico en Pediatría, la han titulado. Y está muy bien, la verdad. En mi próxima guardia la "pegaré" en el escritorio de mi ordenador.