martes, 23 de octubre de 2012

AINE, paracetamol y Enfermedad Inflamatoria Intestinal













Con la entrada de hoy, intentaré aclarar las dudas que me planteaba en el post sobre el Eritema Nodoso.
Si os acordáis, se trataba de saber si el uso de AINE y de paracetamol es "seguro" en los pacientes que padecen Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII).
Para variar miré en primer lugar en UpToDate, en el capítulo titulado Definition of and risk factors for inflammmatory bowel disease. Señalan que el uso de AINE parece aumentar el riesgo de presentar EII o de exacerbar la enfermedad tras su uso, si bien el riesgo absoluto parece ser pequeño y algunos pacientes con EII lo toleran bien, sobretodo cuando lo utilizan a bajas dosis.  En cuanto al uso de los inhibidores de la COX-2 selectivos, la experiencia es limitada y aunque en teoría podrían ser perjudiciales (la COX-2 estimulan la proliferación epitelial y la curación de las heridas), los datos disponibles sugieren que la mayoría de los pacientes los toleran, por lo menos a corto plazo, sin experimentar empeoramiento.
 Consultado también el capítulo de UpToDate titulado Arthritis associated with gastrointestinal desease y en relación al uso de AINE en el tratamiento de estas complicaciones en el contexto de la EII señalan lo mismo, aconsejando que si aparecen o empeoran los síntomas se suspendan temporal o definitivamente.
Rastreé también en Tripdatabase, que me encanta, y encontré unas cuantas cosillas:
Como respuesta nos remiten a tres trabajos:
  1. Una RS publicada en 2004 trata de arrojar luz sobre si el uso de AINE y paracetamol  está relacionado con la aparición de exacerbaciones en pacientes con EII. Incluye varios estudios de cohortes y de casos control, muchos de ellos con pocos pacientes y con una calidad metodológica deficiente. Los autores concluyen que algunos pacientes pueden presentar  exacerbaciones de su EII tras el uso de AINE, creen que en relación a una respuesta idiosincrásica; en general el uso de AINE no parece jugar un papel importante en la aparición de recaídas. Sin embargo, dos estudios encuentran evidencia débil de que el paracetamol parece tener un papel más importante en las recidivas, si bien hay otro estudio que no encuentra esta asociación. Por otra parte, los estudios analizados no dan cuenta de cuál fue el motivo por el que los pacientes usaron estos fármacos y apuntan la posibilidad de que lo hicieran para paliar el dolor de una recidiva incipiente, es decir ya presentaban síntomas de recidiva antes de la toma del fármaco. Señalan también que no hay estudios suficientes sobre el uso de COX-2 selectivos y que los existentes no parecen ofrecer ventajas frente a los AINE convencionales. 
  2. Un estudio de cohortes de larga duración en pacientes ambulatorios con EII no encontró relación entre el uso de AINE a dosis bajas y la aparición de recidivas. Los AINE a dosis altas en pacientes con Enfermedad de Crohn presentaron una aumento numérico de la actividad de la enfermedad (medido con unas escalas...) pero no se refleja en un aumento significativo de las recidivas clínicas.
  3. El último trabajo estudia la prevalencia y los mecanismos de recaída de la EII tras la toma de diferentes  AINE convencionales, paracetamol o COX-2 selectivos. Encuentran una asociación entre la aparición de recidivas tras la toma de AINE y lo achacan a la inhibición dual de las COX 1 y 2. No encuentran recidivas en los pacientes que han tomado paracetamol, ni aspirina a dosis bajas (inhibidor COX-1), ni con nimesulida (inhibidor selectivo COX-2)
  • Encontré también esta guía del 2011 y le eché un vistacito: en relación al uso de AINE señalan que su uso se ha relacionado clásicamente con la aparición de exarcebaciones de la EII aunque la evidencia que apoya esta aseveración sigue siendo confusa y contradictoria; del mismo modo y apoyándose en el último trabajo de los tres ya referidos, sugieren que sus efectos están en relación a la inhibición dual de los COX 1 y 2. Además, también lo hace UpToDate, afirman que muchos de los procesos en los que el uso de AINE en el contexto de la EII (EN, artopatías...) tendrían su espacio, mejoran de forma paralela a la mejoría de la enfermedad de base, por ello su mejor tratamiento es el abordaje general de la EII. 
En fin, ¿qué tal un pequeño resumen?:
  • AINE: evidencia confusa, resultados en uno y otro sentido. Parece que su uso prudente, a dosis bajas y por poco tiempo se puede contemplar.
  • Paracetamol: también con dudas, resultados contradictorios. En todo caso, prudencia que a lo mejor no es tan inocente como parece...
  • Inhibidores COX-2 selectivos: pocos estudios,  parece que bien tolerados a corto plazo pero no parecen mejores que los AINE convencionales.
  • La mayor parte de los trabajos, creen necesarios ensayos clínicos de calidad que aclaren estos aspectos.
  • Aquellos procesos que cursen con dolor y relacionados con manifestaciones extradigestivas de las EII se benefician, en su mayoría, del buen control de la enfermedad de base.
¡Uff, no sé si os servirá de algo, pero me ha dado un juego...!

1 comentario:

  1. Muchas gracias por la aportación, me ha sido muy útil!

    ResponderEliminar