martes, 21 de febrero de 2012

Parálisis facial en niños

La imagen es de aquí

Casualidades...En una semana, más o menos, he visto dos casos de parálisis facial periférica idiopática y una mononeuritis radial; a veces pasan estas cosas, vete a saber por qué. Otro día os contaré los líos que me armo con las mononeuritis periféricas de los miembros, hoy me voy a ceñir a las dudas que me surgieron con uno de los casos de parálisis facial que he visto recientemente.
Se trataba de una niña ya mayorcita, de 12 años de edad, que acudió acompañada de su madre porque desde la mañana le habían notado que tenía la boca un poco desviada hacia el lado izquierdo. Con las horas, la desviación se hizo más evidente y además notaba cierta dificultad para cerrar el ojo derecho. Tanto la cría como la madre venían preocupadas, pero sin histerias. La exploración, salvo estos hallazgos, era normal.
Es la primera vez que me ha tocado ver una parálisis facial en una paciente pediátrica, pero el diagnóstico no ofrecía dificultades. Les expliqué la naturaleza del proceso, el tratamiento que le iba a poner y les cité con su pediatra en 48 horas para controlar la evolución. Como quiera que mi cabeza no suele acumular muchos datos, a pesar de que lo había mirado hacía unos días con un paciente adulto que presentaba el mismo cuadro, decidí consultar en Fisterra, en la Guía de Parálisis facial de Bell, la dosis de prednisona que se debe prescribir. Y aquí empezaron mis dudas. En la guía señalaban que existía un estudio en el que decían que el tratamiento con corticoides en los niños no estaba aconsejado. ¡Vaya...! ¿Y ahora qué hago?, pensé. Pues nada, me puse a echarle un vistazo al estudio; accedí al resumen. El estudio es una revisión sistemática que recoge ocho estudios realizados en pacientes con parálisis facial que incluyen también pacientes menores de 16 años; solo uno de ellos está realizado en niños y en el resto no analizan los resultados en niños de forma separada. Por otra parte, la secuencia de aleatorización no está, al parecer, bien reflejada. Cuatro de los estudios señalan un beneficio para los pacientes tratados con corticoides, pero no el realizado en niños. Los estudios eran muy heterogéneos y no se pudo realizar un metanálisis. Los autores concluyen que el tratamiento con corticoides no está indicado en niños con parálisis facial de Bell.

Visto lo visto, decidí consultar UpToDate y entré en el capítulo titulado Facial nerve palsy in children. Los autores aconsejan el tratamiento con corticoides orales en niños a pesar de que reconocen que no hay estudios de calidad en esta franja de edad y se basan para dar esta recomendación en los hallazgos encontrados en ensayos clínicos realizados en adultos.

Total: entre unas cosas y otras, a pesar de la disparidad de criterios, decidí ponerle tratamiento con prednisona.
Y es que, a veces, las dudas no consiguen disiparse del todo y una se tiene que decantar en un sentido u otro...pero siempre es bueno plantearse las cosas e intentar buscar las respuestas, y además lo tenemos relativamente fácil: podemos acceder a un montón de recursos desde nuestro lugar de trabajo, y no nos "roba" tanto tiempo, por lo menos a los que trabajamos en el PAC...
Y os recuerdo que podéis acceder a un montón de recursos desde casa, incluidos Fisterrae y UpToDate, si estáis dados de alta en MyAthens: un lujazo.
Dejo para otro día mis "tribulaciones" con las mononeuritis de miembros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada