martes, 29 de abril de 2014

Se le atragantó el desayuno...y eso que los ajos son muy buenos

Dice la sabiduría popular, y “San Google”, que consumir ajo (Allium sativum)) tiene múltiples beneficios para la salud, sobre todo si está crudo y se ingiere en ayunas, entre ellos el poder de desintoxicación del organismo, la capacidad de expulsión de las lombrices, y hasta el de evitar el tifus. A largo plazo el ajo se relaciona con la prevención de ciertos tipos de cáncer, la diabetes y hasta la depresión.
 Todo esto y alguno otro dato más debió convencer al paciente que atendí una mañana de sábado en el PAC donde trabajo y que desde hacía unos días “su desayuno” consistía en un diente de ajo entero y tragado en ayunas con un poco de agua. Lo que mi paciente desconocía es que dicha práctica a corto plazo poco beneficio  le iba a reportar  ya que el ajo en cuestión se le quedó impactado a nivel del cardias y tuvieron que realizarle una endoscopia  para su extracción.

Acudió a media mañana al PAC porque tras este original desayuno  había comenzado con dolor a nivel retroesternal bajo, sensación de tope, salivación constante, náuseas y un vómito de líquido de escasa cuantía. A la exploración estaba consciente y orientado, sin trabajo respiratorio, pero con constantes eructos y sensación de plenitud gástrica. El abdomen era blando, depresible y no doloroso
Probé en consulta tolerancia líquida y le di un antiácido por la posible irritación gástrica que el ajo podría haberle provocado,  y aunque podía tragar el agua, eso sí, con cierta dificultad, pasados unos  minutos tenía que echarla.

Ante la sospecha de una obstrucción esofágica por un cuerpo extraño derivé al paciente al hospital de referencia,  y  tras valoración administraron una ampolla de Glucagón IV  que no surtió ningún efecto, por lo que  realizaron una endoscopia y consiguieron extraer el “diente de ajo” que se había quedado impactado a nivel del cardias.

               Cuerpos extraños esofágicos

Cuando hablamos de cuerpos extraños esofágicos nos referimos a aquellos que  tras su ingesta se quedan detenidos en  algún punto del aparato digestivo proximal
El 75-80% de los casos se dan entre niños de 18m a 4 años y el objeto más frecuente son sin duda las monedas; el 20% restante ocurre entre los adultos, siendo los grupos de riesgo principales los enfermos mentales, los presos, los portadores de prótesis dentales y aquellos que tienen patología esofágica previa (estenosis, acalasia…) y los huesos, los bolos alimenticios y las espinas de pescado  son los objetos más frecuentes.
La gran mayoría de los casos se resuelven de forma espontánea y sólo un 10-20% necesitarán extracción endoscópica. Suelen quedarse impactados a nivel del esfínter esofágico superior y del inferior.
Provocan sensación de tope, disfagia, hipersalivación y para su diagnóstico se recomienda  una radiografía de tórax PA y lateral que nos dará idea del punto de localización del mismo cuando el objeto es radiopaco. Si por el contrario el objeto es radiotransparente habrá que ayudarse del TAC o de la RMN, contraindicada en caso de objetos metálicos. Se desaconseja evitar contrastes por el riesgo de aspiración y porque pueden dificultar la visualización posterior en la endoscopia.
            A la hora de su manejo y tratamiento éste deberá ser urgente en los casos de ingesta de objetos punzantes (clips, alfileres, agujas), ante objetos largos >5cm, ante pilas de botón porque el contacto de la mucosa con los dos polos conduce electricidad pudiendo provocar necrosis por licuefacción e incluso perforación, ante la sospecha de obstrucción completa de la vía digestiva o sospecha de obstrucción o inflamación  intestinal  y si han pasado más de 24 horas.
La técnica de extracción más aceptada es la endoscopia flexible. Se considera que a partir de duodeno proximal el objeto pasará por el resto del tracto sin complicaciones, no obstante si es radiopaco, se recomiendan radiografías seriadas hasta su expulsión.  La administración de glucagón (1 mg IV) para relajar el esófago  puede ser otra opción de tratamiento adecuado, hay estudios  que lo avalan y sin embargo otros no establecen ningún beneficio. Sin embargo, el glucagón es relativamente seguro y es una opción razonable, siempre que su administración no retrase el tratamiento endoscópico definitivo.

Bibliografía
·         Guías clínicas Fisterra  Gastroenterología: cuerpo extraño en esófago , última revisión 16/09/2010
·         UpToDate: Ingested foreign bodies and food impactions in adults. This topic last updated: ene 21, 2014.
·         Cosas del PAC: Cuerpos extrañosimpactados en esófago, marzo 2011

Autora: Cristina Ibeas, médica PAC OSI Bidasoa

Visto lo visto, donde esté el café con leche...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada