viernes, 1 de enero de 2016

Prefiero...Urte berri on!

Ya puestos a elegir y para empezar el año, prefiero desear que hacer un balance de recuerdos. Prefiero preferir…
Prefiero que el día sea largo y la noche serena. Prefiero la risa fácil que la sonrisa perfecta. Prefiero la sal en los ojos que la mirada de hielo. Me quedo con las arrugas de tu cara, y con las mías,  antes que con la indiferencia de los rostros de cera. Me quedo antes con la equivocación que con el desatino. Si me das a elegir, prefiero que me falte pan a que me sobren comensales.  Si no sabes qué decirme, mejor no me digas nada: prometo hacer lo mismo. Prefiero que me descubran a tener que esconderme. Prefiero un monosílabo que  un discurso de mentiras. Si me das a elegir, prefiero un banco a la sombra que un día nublado. Prefiero las dudas a las certezas. Prefiero cantar en grupo a llevar la voz cantante; así que prefiero desafinar quedamente a que me obliguen a callarme. Si tengo que elegir, prefiero un autobús abarrotado antes que una calle desierta. Me gustan más los trenes que llegan que los que se van. Prefiero que me echen de menos a estar de más. Si me das a elegir, prefiero el café con cafeína y los sueños sin pesadillas. Prefiero transitar sin prisa a apresurar el paso, aunque tarde un pelín más en llegar a ninguna parte. Me gusta elegir el camino aunque, tal vez, no llegue al destino. Prefiero las chaquetas con bolsillos y las capuchas a los paraguas. Me encandilan más las mariposas de colores  que el arco iris tan distante: ¡es que no vuela! Prefiero los mares a los océanos y los ríos a los pantanos. Me gustan más los gorriones que los halcones, aunque vuelen más bajito. Me quedo con las manos ásperas y desnudas antes que con las enguantadas. Prefiero una cuartilla en blanco para emborronar que una hoja de cálculo llena de cifras exactas. Creo que me siento mejor en el desorden que en la simetría. Si tengo que escoger, me quedo con esa camisa vieja que tú elegiste para mí antes que un vestido de seda por estrenar que, creo, nunca hubieras elegido para mí. Me gustan más las acuarelas desvaídas que la precisión del microscopio.  Me gustan los calcetines de colores y las sandalias sin tacón. Prefiero la molestia de una piedra que se cuela en mi zapato antes que una horma estrecha que me aprisione los dedos de los pies. Se me da mejor guisar que cocinar, del mismo modo que tengo piel y no cutis…
No tengo remedio: prefiero imaginar que comprobar, soñar que concretar, suponer que asegurar.
La vida sigue, más o menos, igual. 
Urte berri on! ¡Feliz año nuevo!


7 comentarios:

  1. José Luis Ibargoyen dice:

    Yo también prefiero elegir.
    Un abrazo y URTE BERRI ON

    ResponderEliminar
  2. Te veo al inicio del año muy "Serrat".
    URTE BERRI ON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja...ojalá me pareciera al maestro Serrat con un toque canalla al jefe Sabina!!! Un beso!

      Eliminar
  3. Muy bonito, Marilis. Que el 2016 te sea tan propicio como te mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mila esker, guapa! Lo mismo te deseo a ti. Un beso.

      Eliminar
  4. Bellisima manera de tramitar tu rebeldia.

    Zorionak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira: sí, puede ser...Es una especie de pacto conmigo misma...
      Me da qué pensar...Muchas gracias!

      Eliminar