lunes, 29 de agosto de 2016

Agua para la limpieza de heridas

La imagen es de aquí
Después de todo, nuestras madres y nuestras abuelas eran muy sabias...¿Quién no recuerda aquellas heridas de guerra, casi siempre en las rodillas, que lucíamos de críos y que nos limpiaban con un buen refrotón de agua y jabón ? Y luego, la embadurnaban de "mercromina"...? Después de la consabida costra, se curaban solitas y asunto terminado.

Pues eso, que esta revisión de Cochrane nos dice que el agua pura, limpia y cristalina, es tan buena como el suero fisiológico para la limpieza de las heridas sean crónicas o agudas, en niños o en adultos...Naturalmente, hablo del agua del grifo de buena calidad, es decir la habitual en nuestro ámbito.
¿Cuánto nos gastaremos en suero salino de limpieza en nuestros centros...? ¿Cuántos pacientes pensarán que al limpiar la herida, banal, por la que acude con suero se justifica su presencia en el botiquín...? ¿No deberíamos cambiar la práctica y aprovechar para hacer un poquito de educación sanitaria: "la próxima vez, no es preciso que acuda; limpie su herida en casa con agua y manténgala seca y se curará solita..."

Lo de la "mercromina" lo dejo para otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada