martes, 13 de marzo de 2012

Mononeuritis periféricas

Diagnosticar se parece a completar un puzzle: las piezas son los datos de la historia clínica, los hallazgos de la exploración y los resultados de las pruebas complementarias (¡si son necesarias, claro!). Encajas las piezas en su sitio y ¡ya está! Claro que a veces la cosa no es tan sencilla, a veces resulta que no reconoces bien las piezas; bueno, a mí me pasa...Tratándose de las mononeuritis periféricas, ya os dije que os contaría mis tribulaciones, no suelo saber qué hallazgo es de qué. Ya sé que es tontería, pero por si os pasa algo parecido, ahí os pongo una colección de manos curiosas, y un par de pies infiltrados, para que las recordéis...


Mano de sábado noche: parálisis radial. La mano aparece caída, con paresia de los extensores de mano y dedos e hipoestesia en la misma zona.







Mano en garra cubital: por parálisis cubital. Hiperextensión de las articulaciones metacarpo falángicas y flexión de las interfalángicas de los dedos 4º y 5º fundamentalmente, además déficit sensitivo total del 5º dedo, cara cubital del 4º y del borde cubital de la palma de la mano y atrofia de la eminencia hipotenar de la mano.
Mononeuritis del nervio mediano: parestesias en 1º y 2º dedo, en fases avanzadas se aprecia debilidad para la abducción y oposición del primer dedo y atrofia de la eminencia tenar.







Parálisis del ciático políteo externo o peroneo: pie caído, debilidad para la extensión del pie, parestesia en dorso de pie. Marcha en estepaje.


Y esta última mano es la mano en comadrón, que nada tiene que ver con una mononeuritis sino con una hipocalcemia severa, ¿no es un poco tétrica?




Bibliografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada